Mesopotamia y Antioquía sobre el Orontes

 

El sudeste de Turquía, ha recibido en los últimos diez años un importante impulso por parte del Ministerio de cultura y capital privado con la construcción de unos soberbios museos. La zona cuenta con una gastronomía deliciosa y tiene un potencial enorme, potencial que aún no se ha desarrollado en su paisaje urbano y resto de infraestructuras (sin embargo su red de carreteras es estupenda) y que es disculpable ya que esta región, tan cercana a Siria y que sufrió durante mucho tiempo las tensiones con el PKK, de momento recibe más turismo interno que extranjero. Ahora bien, si te gusta la arqueología, la gastronomía y la gente autentica, este es tu destino.

Göbekli Tepe. Un hito en la arqueología que ha sacudido todas las bases de la cultura Paleolítica. Siempre se habían asentado sus bases sobre la hipótesis de que para darse una construcción de este tipo, se tenían que dar las siguientes condiciones:

1. Descubrimiento de la agricultura
2. Asentamiento humano
3. Excedente agrícola que permite el comercio
4. Capacidad organizativa para coordinar las distintas tareas

Pero la zona de Götepli Tepe, no es un terreno favorable para la agricultura. Además, está datada hace 11.600 años cuando el hombre no se había asentado y recorría el planeta al final de la última glaciación, en grupos familiares cazando.
¿Cómo se pudieron coordinar las personas que lo construyeron para hacer algo mucho más elaborado que Stonehege, seis mil años antes?

El pilar D es una locura. En relieve y sin contar con herramientas de hierro, encontramos pájaros, un escorpión, en otros lagartos, y en otros unas manos y cinturones. El suelo está pulido y cuenta con un sistema de drenaje (¿para evacuar la sangre de sacrificios?)



Antes de su descubrimiento, sobre la Colina Panzuda (eso quiere decir Göbekli Tepe) en tiempos actuales, en primavera, muchas personas acudían a este árbol sosteniendo que tenía propiedades mágicas.
En la ciudad de Sanliurfa, se ha construido un museo dedicado al paleolítico donde se muestran las piezas que se han descubierto en Göbekli Tepe y en otros yacimientos de la zona. En Mesopotamia se sitúa el Edén ….. y puede que la arqueología termine dando la razón a la tradición.
Sin duda Sanliurfa cuenta con un museo increíble, único en el mundo que justifica desplazarse hasta allí.
Con dos millones de habitantes, la ciudad de Sanliurfa o Urfa o la antigua Edesa se estructura alrededor de la Piscina de Abraham, lugar donde la tradición, situa el intento del rey Nimrod de asesinar al patriarca con fuego de una hoguera y que por milagro sus llamas se transformaron en agua y el resto de la hoguera en carpas que aun nadan en la piscina.
Muchas familias acuden a alimentar a las carpas y a rezar. Se dice que aquí también vivía Job.

 

Cruzando el río Eufrates desde Urfa, llegamos al museo del Mosaico de Zeugma para saludar a Gea, hija de Urano, la diosa Tierra.
Enorme y a la última. No se puede poner un pero a esta exhibición que cuenta con un espacio, arquitectónicamente bello y moderno. Un brindis al Sol de Turquía
Todo está cuidado al detalle en Zeugma
En sus dos inmensas plantas, puedes refrescar todos tus conocimientos de la mitología griega. Este museo se nutre, gracias a la necesidad de rescatar de las inundaciones producidas por los embalses del río Eufrates todas estas maravillas. Ciudades enteras, con sus termas, se han trasladado aquí, auténtica proeza que muestra la capacidad y sensibilidad de Turquía.
Si te gusta comer, aquí vas a disfrutar. Productos de calidad y ya veis la presentación.
Y llegamos a Antioquia a nuestro hotel. El dueño me explica que hace diez años cuando comenzó a construirlo, encontraron al excavar el Foro de la ciudad, y lejos de amilanarse, luchó contra viento y marea para llevar a cabo el proyecto de su vida. 123 millones de dólares y mucho esfuerzo y cariño consiguieron que este Señor, que trasmite a sus 66 años una bondad y educación ejemplares haga posible que vivas en la Antioquía de Pablo de Tarso, respetando la antigüedad y en el mayor confort. No hay en el mundo un hotel igual y un museo más original.
Me cuentan que hay clientes que lloran de felicidad y asombro al alojarse aquí y lo puedo comprender.
Un restaurante, bar, habitaciones de 5***** lujo
La gruta de San Pedro en Antioquía predico San Pablo y Bernabé y es el lugar donde se conoce por primera vez a los seguidores de Jesús como cristianos. Era una ciudad riquísima y en su subsuelo esperando que alguien con visión de futuro, nos esperan auténticas maravillas
Os presento a Suppiluluima, rey Hitita (Suppili para los amigos) Otro museo para pasar un día entero. Cuando llegue la paz a Siria, este lugar conocerá un despegue cuántico, a tan solo 70 kilometros de Aleppo, la zona tiene todo lo que una persona sensible a la cultura puede desear.
Y no olvidar la gastronomía… estoy convencido que en otros 10 años, esta región será uno de los lugares del mundo más deseados. Hasta pronto Antioquía ❤️

El Turco emergente.

A primeros de mayo Raquel y yo nos fuimos a pasar unos días a la Capadocia, nos acompañaba un matrimonio amigo. Turquía, un país que me fascina, tengo buenos amigos turcos, he seguido su desarrollo en los últimos diez años. En esta ocasión para celebrar nuestro aniversario de bodas, no reparé en gastos y nos alojamos en el hotel CCR un auténtico capricho. Me llamó la atención al bajar a desayunar que la clientela del lujoso hotel era un 60% asiática (Turcos, Chinos, Coreanos y Japoneses, un 20% Brasileña y Sudamericana y el resto europea y de una media de edad alta, muy alta. La Duquesa de Alba se encontraba en otro hotel cercano Museum (el más lujoso de la zona) acompañada por su marido.

Los pueblos de Capadocia, antaño dedicados a la recolección de guano de paloma y al cultivo de patatas, hoy han cambiado. Por todas lados se anuncian hoteles pequeños, restaurantes, empresas de alquiler de globos, de motos y 4×4. Los hijos de los agricultores prefieren dedicarse a atender turistas que a cultivar “papas” y los padres tampoco quieren doblar tanto la espalda. Así que abandonaron la tarea de darle de comer a las palomas que durante siglos solo tenían que acercarse a los palomares situados en las famosas chimeneas de las Hadas con la única obligación de defecar a cambio del trigo gratuito para que los capadocios recogieran los excrementos y abonaran sus cultivos que producían las mejores verduras que he tenido ocasión de probar. Eso se acabó, hoy como en España, la fruta y la verdura se cultiva en invernaderos con químicos y es muy bonita pero no sabe a nada. ¿Y las palomas? Pues migraron a las grandes ciudades donde su guano lejos de ser benéfico es una cochinada.

Intenté infructuosamente beber un Ayrán al estilo tradicional (yoghurt salado de oveja) – tarea imposible – como país civilizado se ha impuesto la pasteurización que mata el sabor que recuerdo. Encuentras Ayrán debidamente refrigerado, de leche de vaca y con fecha de caducidad. Queda un lugar en el mundo donde lo puedes beber un Ayrán como Dios manda y está en “Siria” así que me toca esperar.

Por si fuera poco, los terrenos cultivables se están utilizando para fabricar unos ladrillos especiales que se utilizan para el tremendo desarrollo urbanístico de las ciudades. Menos mal que los bellísimos paisajes cuentan con la protección de UNESCO porque el progreso tiene poca piedad con las tradiciones.

¿Progresa Turquía? Económicamente si. A esta región de Anatolia Central se les conoce como los “Tigres de Anatolia” ciudades como Konya, Kaisery crean empresas y crecen al abrigo del partido de Erdogan. Es la nueva Turquia que ha dejado a un lado sus aspiraciones de convertirse en miembro de la CEE y prefiere ser “Cabeza de Ratón” que cola de León. Su posición geoestratégica y su historia le convierte en puente entre Asia y Europa y hermana Mayor de los países de Oriente Medio y del Mediterraneo Sur. El crédito fluye, los mercados creen en la nueva Turquía y Erdogan ha propuesto crear un segundo canal, un segundo Bósforo ¿para descongestionar el tráfico marítimo, evitar accidentes….o para forzar a los barcos a pagar un peaje que está prohibido por la Convención de Montreux (1936)? Este nuevo canal costaría unos 5.000 millones de Euros.

Turquía crece si pero de forma desigual. En Anatolia el sueldo medio puede estar en torno a 400 euros. Los precios de las viviendas en Capadocia rondan los 120.000 euros, la gasolina está a “2 euros el litro” y tras una visita a un mercado local pude constatar que los productos básicos tienen precios muy similares a los nuestros. Dificilísimo para un joven de Capadocia salir de la casa de sus padres, así que termina siguiendo a las palomas, buscando las ciudades.

Si hablamos de gastronomía, algunos restaurantes locales son excelentes, pero siempre en torno a los mismos platos. Falta innovar: la hoja de parra rellena de arroz, la pizza Turca (Lahmacun), la cazuela de carne hecha al horno y sus yogures son excelentes, por no hablar de la berenjena en todas sus versiones. Me sorprendieron sus vinos. En Estambul, ya encontramos algunos restaurante de referencia pero la innovación culinaria aún no ha transcendido al recetario popular y se echa mucho de menos a partir del tercer día de estancia.

Rte. Aravan Evi Premio Trip Advisor 2012

La visita en globo, a pesar de su precio es imprescindible, un autentico espectáculo visual, divertida, dinámica, segura. La pericia de sus pilotos hace disfrutar al viajero de esta experiencia cada minuto.

Los Museos al aire libre, los Valles de Goreme y Zelve, los pueblos de Uçhisar, Mustafapasa, el espectáculo de los Derviches (cobrar 30 eur es un abuso) permiten ahora que tenemos vuelo directo desde Málaga a Estambul dos días de turismo activo en Capadocia y a la vuelta disfrutar de un par de días en Estambul que aunque lo haya visitado 100 veces nunca me cansa.

Y Turquía, Brasil, India, China, emergen como lo hicimos nosotros en otra época, le prestan dinero, creen en ellos, su agricultura se abandona, de las fabricas pasan a la construcción, el orgullo crece, la burbuja todavía no está demasiado hinchada hasta que……

¿Y nosotros? ¿A donde vamos?