Un algo, por favor.

He encontrado una joyita. Resulta que buscando un itinerario en el PC de mi padre, he encontrado algunos escritos y reflexiones. Este en concreto de poco antes de irse de este plano. Tenía 63 años, año 04 vísperas de elecciones generales. El ya estaba en ese periodo de la vida que te jubilas y se te van marchando los amigos y comienzas a trascender.

AMIGOS MIOS,

A estas alturas, calmadas tantas cosas, apaciguados tantos escozores, remitidas en gran parte las euforias, perdonado que he a tanto ganapán, oídos ( nunca escuchados), tanto discurso vacuo, sufrido algunas intervenciones quirúrgicas menores, por fortuna.

Cuando constato que el goteo intermitente y cabreante post micción denota, para mi desgracia, que lo firme es ya semirígido y la próstata se dilata. Cuando se confunde el deseo imperioso con el poder ser, estar y permanecer que pasa la vida y se van yendo muchos que la mente más lúcida que nunca estuvo (si lo estuvo alguna vez) pero la memoria comienza a no enhebrar neuronas. Cuando constato que es posible que me queden aún por soportar campañas políticas de variado pelaje. Políticos que mienten y prometen ver a Zeus redivivo, bajadas de impuestos que no se cumplirán y discursos seguidos por multitudes enfebrecidas en recintos que deberían estar dedicados a más nobles procederes y así ad infinitum.

No me quejo, no quiero quejarme. A estas alturas de la vida, experimentadas tantas cosas, visitados tantos paises, oídos tantos idiomas, admiradas tantas culturas, observada tanta belleza, convivido con tanta gente pobre y noble , asistido a tanto acto inútil, declaraciones de intención por miles a sabiendas que el trepa de turno era incapaz de el más mínimo gesto de honradez. Doy gracias a Dios por todo lo que se me ha dado, otorgado graciosamente, vivido y solo anhelo la PAZ Y ALGÚN AMIGO SINCERO.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *